¡Hola de nuevo!

Hoy os traemos una entrada muy interesante y que seguramente os aporte una visión nueva acerca de uno de los temas que más preocupan en los últimos años, los nitritos como aditivos alimentarios. En este nuevo capítulo del blog haremos referencia a una charla llevada a cabo por Luciano y Alejandro, invitados por la Universidad de Lleida para enriquecer la visión técnica y empresarial del sector alimentario. En el destacado debate que tuvo lugar se sacaron a colación temas muy importantes y relevantes para la sociedad en su conjunto y en los cuales los alumnos se mostraron muy proactivos.

El hecho de que los nitritos hayan sido cuestionados por la población durante los últimos años se ha visto reforzado a raíz de una crisis que se produjo el año pasado en España, que vamos a exponer a continuación:

Según las leyes europeas, en el proceso de captura y venta del pescado este se congela nada más ser capturado. Si se quiere vender fresco debe ser conservado a – 18ºC, y no debe aumentarse esa temperatura hasta que se descongela para la venta al consumidor. Por otra parte, los ejemplares que se congelan a – 9ºC sólo pueden venderse en conserva.

El origen de esta crisis se dio en lomos de atún descongelados que se vendieron como frescos sin haber sido conservados como exige la ley. Para favorecer este fraude, los atunes fueron inyectados con aditivos que contienen nitritos que cambian el color del pescado de marrón a rojo intenso, para que parezca más fresco de lo que realmente es.

A raíz de los conflictos y los debates a nivel nacional acerca del uso de extractos vegetales en pescado y productos de la pesca, la Comisión Institucional de AECOSAN aprobó y revisó una nota interpretativa en la que se concluía que “la utilización de extractos vegetales en pescado y productos de la pesca, tanto elaborados como sin elaborar, no está autorizada por la legislación vigente y su empleo supone el uso encubierto de un aditivo alimentario no autorizado, [ver más].

Esto, obviamente, supuso un beneficio muy grande para algunas empresas que vieron su oportunidad de vender voluntariamente atún descongelado de una especie menos valorada (Thunnus albacares) u otras especies, a precio del gran codiciado atún rojo (Thunnus thynnus). Esto suponía que se considerase que una parte del sector engañaba al consumidor por la modificación del color (pudiendo el propio tratamiento enmascarar un deterioro del producto), y aumentaba también el riesgo alimentario de los consumidores por los altos niveles de histamina que aparece cuando el pescado no se conserva en las condiciones adecuadas de refrigeración, y que pueden tener efectos alérgicos.

Esto que hemos comentado anteriormente refleja la opinión de la sociedad con respecto a este asunto, pero tanto los alumnos de la Universidad como particularmente nosotros, sabemos que no sólo tiene que ver con el color:

  • El uso de los nitritos no sólo se produce en el sector del pescado, también en muchos más como puede ser el sector cárnico. En carne, los nitritos son muy utilizados para dar color y para controlar la seguridad microbiológica frente a microorganismos como el Clostridium (en este sector, los nitritos están reflejados por la legislación con el número E-250). Muy debatido fue el impacto sobre la mejora de la vida útil del alimento, en la que tanto protectores naturales como artificiales (¿por qué no decirlo? Aunque en Amerex apostamos por el “clean label”) crean una balanza seguridad alimentaria – salud muy positiva y muy recomendable para la aplicación en estos tipos de productos.
  • Continuando con el ámbito de la cárnica, existen muchos productos cárnicos que son muy diferentes entre sí. Los alumnos preguntaban con mucha preocupación pero también con cierta lógica: ¿es seguro quitar los nitritos? Luciano les contestó con muy buen criterio: “depende”… Queriendo decir que no es sólo dar una alternativa, también es valorar en cada producto cuánto de seguro es quitar su uso de acuerdo a parámetros como el pH, la actividad del agua, temperatura, tratamientos…
  • Un punto muy importante es que conforme se desarrollaba la conversación, se discutía el fraude. Pero… ¿qué es fraude? El conjunto de los alumnos, viéndose arrastrados por lo que habían oído, relacionan el fraude a todo el caso en su conjunto. Desde nuestro punto de vista estando dentro de la industria, consideramos que el fraude es vender un atún ofreciéndolo con una calidad que no tiene y a un precio bastante exagerado, hasta 40 euros el kilo, con respecto al que debería tener. El fraude no es en ningún caso ofrecer al consumidor un atún descongelado de color originariamente marrón, que ha sido tratado para mejorar ese color. Dejamos abierta la pregunta: ¿Es mala entonces la innovación de las empresas de ingredientes para buscar soluciones a temas más complejos de lo que parecen? Sin querer influenciar en vuestras particulares respuestas, nosotros creemos firmemente que en ningún caso es mala este tipo de innovación.

En definitiva y como colofón a este interesante debate, reiterar la responsabilidad de Amerex de ofrecer soluciones que NO se etiquetan ni como aroma ni como extracto vegetal, y que por supuesto llevan implícito nuestro compromiso con la declaración “clean label y la veracidad en el control de calidad del etiquetado, no conteniendo las fórmulas nitritos ni de forma artificial ni de forma natural.

¿Te interesa saber más sobre estas novedades? Llámanos y te ampliamos la información.

Como mencionamos en el post anterior, Amerex tuvo el placer de compartir stand con unos perfectos anfitriones, nuestros colaboradores de Barcelonesa Food Tech (BFT). Allí, estuvimos atendiendo y proporcionando información a clientes interesados en las novedades y productos más importantes, como PROTEAN y FIBREAN en el caso de productos de Barcelonesa o nuestras propias soluciones para vida útil y seguridad y soluciones clean label.

En nuestra primera experiencia siendo expositores, pudimos extraer varios mensajes claros:

El  perfil de visitantes fue muy variado

  • Productores de todos los sectores de alimentación.
  • Consultores de alimentación
  • Hasta fabricantes de ingredientes o competidores.

A pesar de este perfil tan variado, de todas las consultas que nos formularon podemos extraer la conclusión de que el 100% de estos visitantes buscaban:

  • Clean label solutions
  • Y dentro de las mismas, todos se interesaron por shelf life solutions.

Desde Amerex, creemos que estas conclusiones nos reafirman en nuestros objetivos y ambiciones de ofrecer al mercado las últimas soluciones limpias de etiqueta. Con nuestras capacidades para investigar que no dejan de aumentar y con nuestras novedades, estamos cada vez más cerca de más mercados. Por ello, nuestra visión de compañía de ofrecer nuestro expertise a todos los sectores de la alimentación está cada día más cerca.

Por otro lado y como otra conclusión a extraer de nuestros encuentros, podemos afirmar que dentro de las novedades BFT-Amerex destaca uno de los productos de fibras naturales, denominado FIBREAN. Este funciona perfectamente como alternativa a los aditivos e ingredientes tradicionales, y confirmó el interés general que sobre todo resultaba bastante atractivo para los productos veganos, cuya importancia conocíamos en Amerex desde hace mucho tiempo.

Finalizando esta entrada, queríamos agradecer primeramente a Barcelonesa su invitación para compartir el stand con ellos. También a todas las personas que se acercaron a interesarse por nuestros productos, los cuáles no dejan de evolucionar para afrontar uno de los grandes desafíos de la industria alimentaria, la seguridad de los productos, y dar soluciones cada vez más personalizadas.

Descarga este post: AMEREX Y SU PRIMERA VEZ EN TECNOALIMENTARIA 2018

Hoy vamos a hablar de la 15ª Edición de la Feria Internacional de Maquinaria y Tecnología Alimentaria de Barcelona, la FoodTech Barcelona 2018, en la que tuvimos la oportunidad de compartir stand con el Grupo Barcelonesa en el Salón de Tecno Ingredientes.

La superficie de más de 5.100 m2de la Gran Vía de Fira de Barcelona fue el punto de reunión de empresas, organizaciones y profesionales del sector Tecno Alimentario. Alrededor de 270 expositores de una treintena de países (un 10% más que la Edición de 2015) recibieron cerca de 40.000 visitantes, tanto nacionales como internacionales (un 5% más que la Edición de 2015), apoyándose también en conferencias, mesas redondas, jornadas y actividades centradas en la tecnología alimentaria. Todo ello para presentar las últimas novedades del sector que mantienen el espíritu innovador de todos sus participantes.

Tres grandes salones estuvieron representados: Tecno Cárnica, Tecno Alimentaria y Tecno Ingredientes. Cabe destacar que el ámbito de Ingredientes ha estado mucho más representado este año, lo que denota un claro crecimiento y especialmente en cárnica, proporcionando uno de los halls exclusivamente para este propósito.

Otro de los ámbitos que está siendo claramente impulsado es el de la Internacionalización. Este año, la Asociación de Empresas Industriales Internacionalizadas (AMEC) gestionó un plan por el que se aportan 500 compradores procedentes de 15 países de Europa, Asia y América para asistir a reuniones de negocios agendadas entre expositores y compradores a través de delegaciones comerciales y misiones inversas. Destacó también el incremento de visitantes extranjeros, que supusieron un 12% del total. Por último, una de las claves para el proceso de Internacionalización ha sido la obtención de la US Department of Commerce’s Trade Fair Certification, que aproxima a las compañías españolas al mercado norteamericano.

Estamos seguros de que estos datos seguirán la tendencia de mejora en la próxima edición, ya que podemos asegurar que visto por nuestros propios ojos corporativos, la expansión innovativa de este sector está y estará a la orden del día.

Descarga este post: TECNOALIMENTARIA VUELVE A CELEBRARSE EN BARCELONA